Thumb
Esta organización agraria inició hace cuatro meses una batalla pública para que esta compañía adquiera tabaco a los productores extremeños. La primera intención de BAT era desatenderse de la compra de tabaco extremeño, pero las amenazas de boicot a sus cajetillas parecen haber tenido efecto con el compromiso que se confirmó el pasado 16 de junio.

Asaja Extremadura quiere manifestar su satisfacción porque la multinacional BAT (British American Tobacco) se haya comprometido a comprar tabaco español, fundamentalmente extremeño, para esta campaña después de las dudas que había expresado en los últimos tiempos y que había provocado una gran incertidumbre entre el sector de productores de tabaco en Extremadura.

Hay que recordar que hace cuatro meses la organización agraria Asaja Extremadura había iniciado una batalla pública para conseguir que no se llevará a efecto la primera intención de esta compañía, que era dejar de comprobar tabaco extremeño.

Para ello, desde la organización se animó a los consumidores extremeños a no adquirir cajetillas de esta multinacional, bajo el lema ‘Que se los fume Trump’ y amenazó también con iniciar una campaña de recogidas de firmas en redes sociales contra esta compañía. De la misma manera ocurrió con la multinacional tabaquera Philips Morris, que también terminó aceptando la compra de tabaco extremeño. Las otra dos que compran tabaco en Extremadura, Altadis y Japan Tobacco Internacional, si adquirieron desde el principio su compromiso con la estabilidad del sector del tabaco en Extremadura.

“Fue un momento de gran incertidumbre y en el que nos vimos obligados a presionar a todos los niveles porque hay que recordar que en la región se cultivan aproximadamente 9.000 hectáreas de tabaco de la que viven de forma directa 2.300 personas y de forma indirecta unas 20.000”, ha señalado Ángel García Blanco. “Con el paso del tiempo, hemos comprobado que aquella campaña fue un enorme acierto y marca un camino de trabajo a seguir en las siguientes campañas”, ha advertido.

El presidente de Asaja Extremadura recuerda que la contratación ya  había caído en seis millones de kilos en los últimos seis años en Extremadura (de 36 millones a 30 en la última campaña), lo que está conllevando graves problemas para los productores extremeños, al margen del bajo precio que se paga por el producto.

En dicha campaña, incluido el comprador italiano Mella, se comercializaron unos 28 kilos de la variedad Virginia; 1,6 millones de Burley y unos 400.000 kilos de Habana.