El Copa y la Cogeca, órganos que agrupan a organizaciones y cooperativas europeas, ENBA entre ellas, respaldan las recomendaciones del grupo de expertos europeos recogidas en el documento sobre mercados agrícolas conocido como ‘task force’. Estas propuestas están encaminadas a reforzar la débil posición de los agricultores en la cadena alimentaria y a garantizar que éstos obtengan una proporción más justa del precio de venta.

Durante una importante audiencia celebrada recientemente, el Copa y la Cogeca, junto con varias primeras figuras políticas, han expresado su respaldo a las recomendaciones de la task force sobre mercados agrícolas de la DG AGRI, encaminadas a reforzar la débil posición de los agricultores en la cadena alimentaria para garantizar que éstos obtengan una proporción más justa del precio pagado por el consumidor.

Los agricultores no obtienen más que el 8 por ciento del precio de una barra de pan, por lo que el presidente del Copa, Martin Merrild, ha insistido en la audiencia ante el Parlamento Europeo en que “los hechos dan fe de que los agricultores europeos no están recibiendo una proporción justa del precio que paga el consumidor”.

Las estadísticas demuestran que la proporción que obtienen los agricultores ha descendido de un 31% en 1995 a un 21% en 2011; en el mismo periodo, el margen que retiene la distribución creció espectacularmente, pasando del 38% al 51%. Por consiguiente, el Copa y la Cogeca apoyan las principales recomendaciones del grupo de expertos, a pesar de que “creemos que se podría haber llegado más lejos”.

En concreto, organizaciones y cooperativas están de acuerdo con la recomendación que apuesta por la obligatoriedad de los contratos escritos entre agricultores, transformadores y distribuidores. También con la iniciativa de incrementar la transparencia del mercado mediante la creación de observatorios del mercado en los sectores de la leche, la carne de vacuno y de porcino. Ahora bien, estos observatorios deben extenderse a otros sectores como el de la carne de ovino. Asimismo, el sector acoge favorablemente la recomendación de que se dicte una legislación de la UE que ayude a combatir las prácticas comerciales desleales en la cadena alimentaria. Para los agricultores, es primordial disponer de un marco legal para combatir las prácticas comerciales desleales -como

venimos pidiéndolo desde hace tiempo, de manera que los operadores sean sancionados cuando infrinjan la ley. Por ello, reclaman un defensor independiente, que imponga las correspondientes sanciones cuando se incumpla la legislación. También es importante seguir desarrollando los mercados de futuros. Unos mercados de futuros eficientes y que funcionen bien ayudan a los agricultores y a las cooperativas agroalimentarias.

 

Bruselas prepara, a cámara lenta, una propuesta frente a los abusos en la cadena alimentaria

 

Tras muchas vacilaciones, la Comisión Europea prepara una Comunicación para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, según confirmó el comisario europeo Phil Hogan tras un encuentro con la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo. Según él, “está claro que una iniciativa legislativa de la UE ayudará a los agricultores”, aunque admitió que ello llevará tiempo, ya que hay que respetar las exigencias del programa de mejora de la legislación, en particular la elaboración de un estudio de impacto antes de presentar los textos.

Bruselas tiene que poner sobre la mesa propuestas relativas a las prácticas comerciales desleales, la transparencia del mercado y las organizaciones de productores siguiendo las recomendaciones del grupo de expertos sobre los mercados agrarios. En el informe que remitió al comisario Hogan el pasado 14 de noviembre, este grupo considera que Bruselas debería proponer una legislación europea sobre las prácticas comerciales desleales así como simplificar y aclarar las reglas europeas de la competencia para permitir a los productores organizarse sin temor a las sanciones de las autoridades de competencia.

El Parlamento Europeo ha pedido a Bruselas que ponga en marcha un marco europeo para luchar contra las prácticas comerciales desleales a nivel europeo. Sin embargo, el Consejo ha sido mucho más prudente en sus conclusiones al respecto, adoptadas a finales de 2016.

Habrá que esperar a la primavera de 2018

 

Habrá que esperar finalmente hasta la primavera de 2018, como pronto, para que Bruselas presente un marco dirigido a luchar mejor contra las prácticas comerciales desleales y a reforzar la posición de los agricultores en la cadena alimentaria. Es demasiado tarde, según algunos eurodiputados -y según también siete ministros de Agricultura- que recuerdan que las discusiones sobre el reglamento “ómnibus” podrían permitir avanzar más rápidamente en ese asunto.

El comisario de Agricultura, Phil Hogan, y su colega de Competencia, Margrethe Vestager, tuvieron un encuentro el 20 de junio con los eurodiputados de la Comisión de Agricultura. Hogan anunció que Bruselas no presentará antes de la primavera de 2018 sus propuestas sobre cómo luchar mejor contra las prácticas comerciales desleales y cómo reforzar la posición de los agricultores en la cadena alimentaria. Una vez más, el comisario de Agricultura tuvo mucho cuidado en no desvelar si se tratará de una propuesta legislativa. La Comisión debe realizar una evaluación de impacto, cuyos resultados se presentarán “en el primer semestre del año que viene”. Después se abrirá una consulta pública de doce semanas y posteriormente la Comisión presentará sus propuestas “hacia la primavera de 2018”.

Ir más deprisa

Los parlamentarios europeos lamentaron que la Comisión se tome tanto tiempo para actuar contra estas prácticas comerciales abusivas. El presidente de esta comisión, Czeslaw Siekierski (Polonia, PPE), lamentó que algunas direcciones generales de Bruselas se opongan a una legislación de la UE en la materia: “No se puede esperar a mediados de 2018, ya que eso nos llevará al final de la legislatura. Eso será el caos”. Otros eurodiputados han pedido también a los comisarios Hogan y Vestager que presten más atención a la concentración excesiva de ciertas partes de la cadena de abastecimiento y a reforzar el poder de negociación de los agricultores. El socialista francés Éric Andrieu explicó las disposiciones introducidas por el Parlamento Europeo en este ámbito en el marco del reglamento “ómnibus”. 

El comisario Hogan confirmó que “no es justo que los operadores más importantes impongan modificaciones unilaterales en los contratos con los productores. No es justo exigir pagos anticipados para garantizar o conservar contratos”. Su colega de Competencia, Margrethe Vestager, advirtió que, “sin embargo, los mercados deben ser equitativos y abiertos”. Reconoció, no obstante, que el sector agrario es un sector especial que puede exigir reglas diferentes.

Descargar archivo