AVA-ASAJA reclama a las administraciones más implicación y toma de responsabilidades ante un problema fuera de control que ya causa 26 millones de pérdidas a los agricultores

Los últimos datos oficiales sobre el número de capturas de fauna silvestre efectuadas en la Comunidad Valenciana vienen a confirmar de manera inequívoca las incontroladas y alarmantes poblaciones de este tipo de animales que provocan pérdidas millonarias en el sector agrario. Según un estudio de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) elaborado a partir de las cifras aportadas en la ‘Comisión de seguimiento de daños ocasionados por la fauna cinegética’ que coordina la Generalitat Valenciana, el número total de capturas se ha incrementado de 275.376 en 2015 a 484.131 en 2016, es decir, un aumento del 75% sólo en el último año.

Este hecho cobra aún mayor alcance si tenemos en cuenta que, al mismo tiempo que crecen las capturas, disminuye el número de cazadores. Así, de acuerdo con la propia Generalitat, el número de licencias de caza expedidas en la región descendió en 2016 a 42.734, frente a las 44.565 de

2015. Esta tendencia viene de lejos ya que hace diez años había 69.217 licencias mientras que hace veinte ascendían a 90.473, más del doble que en la actualidad.

Así las cosas, el principal factor que explica el incremento de capturas no es otro que el exponencial crecimiento poblacional que está experimentando la fauna salvaje en el medio rural valenciano. AVA-ASAJA cifra en 26 millones de euros los daños directos anuales que genera este problema sobre los cultivos y las infraestructuras agrarias.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, valora “positivamente el trabajo que están haciendo las asociaciones de cazadores, pero las últimas cifras dejan a las claras que, pese a ese esfuerzo, no hay forma de controlar la fauna salvaje que cada año provoca más daños a los agricultores. Es urgente que las administraciones se impliquen de verdad en este asunto y asuman más responsabilidades para lograr una población estable, equilibrada y compatible con los intereses del medio rural”.

Entre las medidas que solicita el colectivo destacan cambios normativos que faciliten el control cinegético de las especies invasoras de los cultivos, mejoras en la cobertura y las indemnizaciones del seguro de daños por fauna silvestre, ayudas económicas para instalar mecanismos de control, como los llamados pastores eléctricos (vallas electrificadas), y compensaciones que hagan frente, al menos en parte, a las pérdidas que sufren los agricultores.

El conejo, presente en todas las comarcas, es el animal silvestre que más capturas aglutina con 454.732 en 2016, un 84% más en comparación con los 246.978 ejemplares cazados el año anterior. Otros animales que aumentan el número de capturas son la cabra montés (+27%), el corzo (+69%), el ciervo (+119%) y el muflón (+148%), mientras que el jabalí es el único cuyas capturas han descendido este año con un 0,8% menos. Sin embargo, este dato último no representa la tendencia global pues la caza de jabalíes prácticamente se ha doblado en diez años (13.256 en 2006 por 26.279 en 2016).

 

 

Evolución de las capturas de fauna silvestre en la Comunitat Valenciana:

 

 

 

Especie

Número de capturas

2015

2016

Variación

Conejo

246.978

454.732

+ 84%

Jabalí

26.502

26.279

- 0,8%

Cabra montés

1.143

1.454

+ 27%

Muflón

301

747

+ 148%

Ciervo

306

672

+ 119%

Corzo

146

247

+ 69%

Total

275.376

484.131

+ 75%

 

Fuente: Estudio técnico de AVA-ASAJA a partir de los datos de la Comisión de seguimiento de daños ocasionados por fauna silvestre (Generalitat Valenciana).