Thumb
La producción de cereal de invierno en la región extremeña rondará este año el 0,3 millones de toneladas. En algunas zonas la cosecha ha experimentado una merma de entre el 30% y 50 %, con respecto a la campaña pasada.

APAG Extremadura ASAJA lamenta que el cereal de invierno en la región no levante cabeza y le augura un muy mal porvenir ante las desastrosas cifras que ha llegado a registrar en esta última campaña.

Tras su recolección se ha comprobado que ha habido rendimientos dispares entre unas comarcas y otras. En esta ocasión, si bien la calidad ha sido excelente, ha habido zonas en las que no se ha llegado a cosechar, debido a los bajos rendimientos, ya que el gasto de la cosechadora se elevaba notablemente con respecto a los ingresos por la venta de producción, mientras que en otras, la cosecha ha experimentado una merma de entre el 30% y 50 %, con respecto a la campaña pasada. Así, la producción de cereal de invierno en la región extremeña rondará este año en 0,3 millones de toneladas.

 La falta de lluvias y las altas temperaturas de estos meses, así como el incremento de plagas y enfermedades han sido factores definitorios que han provocado que este sector esté más de cerca de su desaparición, algo que, sin duda va a suponer un drama para Extremadura.

En este sentido, APAG Extremadura ASAJA señala que en los primeros meses de la primavera se esperaba una de las mejores campañas de los últimos años. Sin embargo, las semanas fueron pasando sin recibir las precipitaciones deseadas. Para colmo el sofocante calor entró en juego, lo que ha provocado que las pérdidas de rendimiento sean verdaderamente notables debido a la proliferación de plagas y enfermedades.

A estos factores, se suman precios indignos para los que en varias ocasiones y sin recibir respuesta APAG Extremadura ASAJA ha solicitado medidas, con el fin de aminorar el daño que estamos sufriendo los agricultores, quienes en estos momentos estamos abocados prácticamente a la ruina, favoreciendo además el despoblamiento en las zonas rurales.

La  situación está llevando al sector a una posición límite, hasta tal punto que de seguir la presente dinámica, podría llevar al mismo a la desaparición y con ella no solamente a un cultivo que ha sido santo y seña de nuestra tierra durante siglos, sino a la pérdida del modo de vida que generación tras generación ha sustentado a decenas de miles de explotaciones agrarias extremeños y, con ello, a miles de familias.

Por todo ello, esta organización insta a la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio a que ponga en marcha soluciones para el cereal de invierno, si bien recuerda que APAG Extremadura ASAJA ha presentado en  numerosas ocasiones un Plan de Viabilidad para este sector, al que se le ha hecho caso omiso.

Finalmente, reitera la importancia de llevar a efecto ayudas de minimis para el cereal de invierno y una ayuda agroambiental, como la producción integrada de cereal, implantado en otras comunidades autónomas, como Castilla y León, en 2014.

Por último, subraya la importancia de que se adapten los seguros a la peculiaridad de las zonas cerealistas para que los agricultores los contraten para su mayor tranquilidad y respaldo.