La organización agraria reclama, ante la gravedad de la situación, compensaciones directas para los productores afectados a través de las llamadas ayudas de mínimis

 

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) considera lamentable e inaceptable que ni el gobierno central ni el autonómico tengan previsto hasta la fecha destinar fondos de sus propios presupuestos para la puesta en marcha de medidas concretas que contribuyan a atenuar el impacto demoledor que está teniendo la actual crisis citrícola sobre las rentas de miles de agricultores. Y es que, de acuerdo con la información que maneja esta organización agraria, la iniciativa anunciada la semana pasada por el ministerio de Agricultura, consistente en la retirada del mercado en fresco de 50.000 toneladas de cítricos para convertirlas en zumo de reparto gratuito, va a sufragarse única y exclusivamente con cargo a los fondos operativos de la Unión Europea (UE).

"Cualquier acción que ayude a descongestionar el mercado en fresco nos parece positiva y cuenta con todo nuestro apoyo -apunta el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado- pero, evidentemente y ante la gravedad de la actual coyuntura citrícola, las administraciones central y autonómica no pueden limitarse a aplicar ese mecanismo previsto en la legislación comunitaria y lavarse la manos. Es preciso que se impliquen a fondo, que se mojen de verdad y que aporten dinero de sus propias arcas para tratar de aliviar una situación dramática para cientos de familias".

El concreto, el máximo responsable de esta organización agraria reclama, entre otras posibles actuaciones como los créditos bonificados, la aprobación de compensaciones directas para los agricultores a través del sistema denominado ayudas de mínimis, un procedimiento que contempla subvenciones por valor de 15.000 euros por explotación a distribuir a lo largo de tres años. Los productores de cítricos con derecho a acceder a este apoyo financiero tendrían que acreditar que han sufrido dificultades serias en sus parcelas, ya sean de orden climático o comercial.

"Necesitamos bastante más que las buenas palabras que hemos recibido hasta el momento por parte de la Conselleria y del Ministerio -reflexiona Aguado-. Hacen falta hechos concretos y la mejor forma de demostrar ese compromiso no es otra que aportar sus propios fondos para combatir esta crisis que nos está expulsando del campo. El hundimiento de los precios, el veto ruso que sigue sin resolverse, la competencia desleal de terceros países sin que se arbitren las necesarias medidas de reciprocidad constituyen un suma y sigue que nos conduce al desastre y las administraciones no pueden limitarse a poner paños calientes o a pasarse la pelota las unas a las otras".

En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA señala que "la función de los partidos políticos, y máxime cuando ocupan parcelas de poder, no es la de ponerse a reivindicar o trasladar las reivindicaciones de terceros, sino la de actuar y tomar medidas concretas para solucionar los problemas".