Considera este proyecto contradictorio con la línea institucional orientada a reducir la producción láctea mediante fondos públicos

Asaja Palencia rechaza el proyecto de instalación de una macrogranja de vacas para producción de leche que pretende instalarse en la provincia de Soria. La explotación, con 20.000 animales, sería la más grande de Europa y generaría 180 millones de litros de leche, casi un tercio de lo que se produce en Castilla y León.

La organización cree que esta granja intensiva agudizaría la crisis tanto de precios como de comercialización que sufre el sector, al saturar el mercado con una producción de enormes proporciones.

Desde la liberalización de las cuotas lácteas hace casi dos años, que ha provocado la desaparición de la cuarta parte de las explotaciones lácteas de nuestra región, el Gobierno está incentivando con ayudas la reducción de producción de leche para paliar la crisis e intentar regular el mercado.

Por ello, Asaja no entiende que mientras por un lado se incentiva el no incremento de la producción mediante fondos públicos, por otro se plantea un proyecto como éste que crearía un fuerte desequilibrio en el mercado. “Hace tan sólo unos meses pedíamos ayuda a la administración para los ganaderos amenazados con no recogerles la leche, y ahora tememos la salida al mercado de millones de litros si se concreta este proyecto”.

Además de las repercusiones económicas, Asaja apunta a otras consecuencias no deseables si se concreta este proyecto. “Los fondos públicos se deben distribuir entre las ganaderías existentes para favorecer el territorio y luchar contra la despoblación rural”.

Para Asaja, el futuro del sector lácteo no pasa por este tipo de proyectos, sino por promocionar la excelente calidad de la leche producida en nuestra tierra, la viabilidad de los cientos de explotaciones familiares y la correcta identificación del origen de los productos lácteos.