•“El aumento 22% en el importe de la peonada que ha obligado el laudo arbitral y la subida de los insumos, como los fertilizantes y el gasoil, hacen inviable el mantenimiento de numerosas producciones agrícolas extremeñas”, advierte Ángel García Blanco •Asaja Extremadura estudia recurrir la decisión del laudo arbitral de subir los costes laborales por peonada de 38,57 a 46,34 euros

 

ASAJA EXTREMADURA se ha levantado hoy de la mesa de negociación del convenio del campo al considerar absolutamente irresponsable la postura de los sindicatos, quienes con una clara falta de actitud de negociación se han negado a intentar llegar a un consenso viable entre las partes para hacer viables numerosas producciones agrarias extremeñas debido al aumento de los costes.

Así, el presidente de ASAJA EXTREMADURA, Ángel García Blanco, ha intentado al inicio de la reunión de hoy que los sindicatos pudieran negociar un incremento de la jornada laboral de las peonadas para equilibrar el aumento del 22% de los costes laborales (de 38,57 euros a 46,34 euros) que fijo como obligado cumplimiento el laudo arbitral recientemente.

Esta desorbitada subida junto a otros incrementos muy importantes de los insumos, como los fertilizantes o el precio del gasoil, conllevan que buena parte de las producciones agrarias extremeñas vayan a ser a muy corte plazo absolutamente inviables. De ahí que como medida de cierto equilibrio, esta organización agraria haya propuesto subir la duración de la jornada laboral de las 06.30 horas –incluido los 15 minutos de descanso- a 7.00 horas, pero los sindicatos lo han rechazado.

 

Se da la circunstancia de que ya hay empresarios agrícolas que empiezan a ver cómo sus cosechas empiezan a ser ruinosas, llegando incluso algunas a arrancar plantaciones de frutales porque la demanda este año es muy escasa y los costes de producción están desbordados. Ocurre de la misma manera con el aceite, cuyo precio de venta ha bajado un 30% esta campaña.

 

De ahí que Ángel García Blanco considere que ante esta situación los sindicatos también deben de ser consciente de la dramática situación en la que se encuentra el campo extremeño y no, de una manera completamente irresponsable, poner piedras para que todo se hunda. “Y si no hay producciones agrícolas, pues al final tampoco se necesitará mano de obra porque sencillamente no habrá nada que trabajar en ellas”, ha lamentado el presidente de Asaja Extremadura.

 

“Si no hay competitividad, que no la va a ver con estas condiciones, no se va a conseguir un equilibrio financiero en las explotaciones agrarias extremeñas y por lo tanto van a desaparecer miles de jornales de los trabajadores eventuales”, ha proclamado Ángel García Blanco.

 

Para García Blanco, “consideramos que mientras no haya un incremento de la jornada laboral de las jornadas no se podrá hacer frente a los costes laborales y de producción”, ha señalado ante los medios, una vez que se ha levando de la reunión que se estaba llevando a cabo hoy en Mérida. “Nos encontramos en una completa indefensión”, ha destacado para anunciar seguidamente que los servicios jurídicos de la organización agraria estudian ya la forma de recurrir el laudo arbitral dictado hace escasas fechas, por defectos de interpretación, que obligaba a una subida de los costes laborales por peonada del 22%

 

Por último, Ángel García Blanco se sigue preguntando cómo una Comunidad Autónoma como Extremadura con más de 100.000 parados dentro del Sector Agrario, es imposible encontrar mano de obra nacional para las campañas agrícolas, “por lo que volvemos a reivindicar la suspensión de los planes del AEPSA durante la duración de dichas campañas”.