Thumb
Las pérdidas de los citricultores rondan los ocho céntimos el kilogramo. El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha informado de que la mayor parte de la naranja se encuentra aún en el árbol sin comercializarse porque no se vende, lo que está ocasionando un retraso en la recolección con respecto al año pasado, que por esta fecha se encontraría prácticamente al 75%

 

    Asimismo, las pérdidas de los citricultores de la Vega del Guadalquivir rondan los ocho céntimos por kilo de naranjas, desde el pasado octubre cuando comenzó la campaña, hasta ahora. Esta situación hace que el presente ejercicio “sea uno de los más catastróficos de la historia del sector de la naranja en Córdoba”.

      El desastre está siendo de tal magnitud que la situación tan baja de los precios “no cubre los costes de producción debido sobre todo a un mercado saturado por la competencia desleal que ejercen los cítricos procedentes de terceros países”.

   Fernández de Mesa explicó que “los precios en origen de las naranjas se han hundido después de un par de años en los que se habían recuperado ligeramente”.

   Por ello, la organización agraria pide al Gobierno de España que interceda ante la Comisión Europea para que se apliquen las cláusulas de salvaguarda frente a los cítricos procedentes de países como Egipto y Turquía, tras constatar el incremento exponencial que han registrado durante los últimos años sus exportaciones de agrios con destino al mercado europeo.

   Ante esta situación, el sector citrícola andaluz se reunirá mañana 20 de marzo en Lora del Río (Sevilla) en el Foro sobre el sector citrícola en Andalucía donde se abordará la labor de los Estados y la Unión Europea ante las enfermedades y plagas, los cambios en su estructura que debe abordar el sector, así como las amenazas y retos a los que se enfrentan los citricultores.