La Consejería reconoce el daño irreparable en la cosecha de Castilla y León pero no se compromete a nada para ayudar al sector. ASAJA concreta: cien millones de euros, veinte de apoyo al seguro y 80 en ayudas directas para las explotaciones profesionales más castigadas.

Decepción en ASAJA de Castilla y León por la falta de concreción de la consejería de Agricultura y Ganadería en el Consejo Agrario celebrado ayer a la hora de marcar propuestas de apoyo al sector, en la campaña más dura de la agricultura reciente. La administración sí admite la gravedad de la situación, que se traducirá en pérdidas casi en la totalidad de la agricultura, y también en la ganadería de Castilla y León. Pero esa situación excepcional no se traduce en un solo euro en el presupuesto que la Junta dedicará al campo este 2017. “Por el momento, todo son buenas palabras y vaguedades, echar balones al ministerio y poco más”, se lamenta Donaciano Dujo, presidente de ASAJA de Castilla y León.

 

La organización profesional agraria ha concretado una cifra, 100 millones de euros, que es la que debería aportar la Junta para demostrar su compromiso con el sector, más allá de las promesas. “Esos cien millones permitirían dedicar una parte, 20 millones, a apoyar el seguro, tras varios años abandonado a su suerte por la administración regional; los otros 80 millones deben dedicarse a las explotaciones de agricultores y ganaderos profesionales, cotizantes a la Seguridad Social, que han quedado devastadas en esta campaña catastrófica”, señala Donaciano Dujo. El presidente de ASAJA puntualiza que no se trata de “pedir por pedir, porque un agricultor profesional sabe que este es un oficio en el que hay campañas malas, mediocres y buenas, pero es que este año hay un número importante de explotaciones que se van a quedar literalmente a cero, y eso supone la ruina, algo que la administración no puede ni debe permitir. Es una situación crítica, aunque no sabemos si los políticos lo están comprendiendo”.