La organización agraria formulará una queja ante el banco de España, ante la pasividad de la consejería de agricultura

La organización agraria ASAJA de Castilla y León denuncia que se está produciendo una práctica abusiva generalizada a la hora de formalizar los préstamos de la sequía y heladas con la banca comercial. Estos préstamos, concedidos con el aval de SAECA, en principio tienen coste cero para el beneficiario, ya que los gastos del aval los sufraga el Estado a través del Ministerio de Agricultura y los costes de los intereses los sufraga la Junta a través de la Consejería de Agricultura. La denuncia de ASAJA se basa en que determinadas entidades, a la hora de formalizar el préstamo ya con el aval de SAECA y el reconocimiento de bonificación de intereses por parte de la Junta, obligan al cliente a suscribir determinados productos parafinancieros, como son seguros de explotación y/o seguros de vida principalmente. Es más, en algunos casos están cobrando por adelantado la totalidad de la prima de los seguros de vida por los cinco años del préstamo.

Las entidades financieras y la Junta de Castilla y León publicitaron como una ventaja el no tener que formalizar los préstamos ante notario si su importe no excedía de 25.000 euros, orientando de este modo a los clientes a no sobrepasar dicho importe. El hecho de no tener que comparecer ante fedatario público se ha vuelto contra los intereses del agricultor y ganadero, ya que ha facilitado la práctica de la usura por parte de los bancos. ASAJA aconseja a los agricultores que todavía no han formalizado el préstamo que soliciten la firma de la póliza ante notario, ya que hay más garantías de que queden preservados sus intereses y derechos, de que se apliquen las buenas prácticas y usos financieros, y de que exista transparencia y protección del cliente.

ASAJA anuncia hoy que formulará, en defensa de los intereses colectivos de sus asociados, una queja ante el Banco de España, y previamente a ello, por ser preceptivo, se dirigirá en el mismo sentido al Servicio de Atención al Cliente de cada una de las entidades financieras que suscribieron el convenio con la Junta de Castilla y León. La consejería de Agricultura ha hecho dejación de funciones al desatender las quejas de las organizaciones agrarias y no obligar a las entidades financieras a ceñirse a los acuerdos suscritos para que los préstamos de verdad fueran en las condiciones pactadas, sin obligaciones añadidas. De este modo, se ha permitido perpetrar una grave irregularidad en la práctica bancaria, abusando de la situación de debilidad y necesidad en la que se encuentran miles de agricultores y ganaderos por una dura crisis económica consecuencia de la falta de cosecha.

ASAJA de Castilla y León quiere manifestar que si bien la práctica de usura que denuncia es generalizada, no necesariamente se tiene que estar produciendo en la totalidad de las entidades, ni con la misma intensidad.