La Junta Directiva de la organización agraria ha decidido tomar esta medida ante la amenaza gubernamental de imponer una multa de 600.000 euros

Asaja Extremadura ha decidido desconvocar la protesta que iba a realizar el próximo Miércoles Santo con el corte de la autovía A5 a la altura de Navalmoral de la Mata, uno de los grandes focos de incidencia de la tuberculosis bovina y caprina. La concentración de ganaderos prevista tenía como objetivo criticar las ineficaces actuaciones de la Junta de Extremadura para atajar la tuberculosis bovina y caprina.

Asaja iba a realizar cortes intermitentes de cinco minutos cada cuarto de hora, entre las 12.00 y las 14.30 horas, momentos antes de la Operación Salida de Semana Santa, pero la Subdelegación del Gobierno en Cáceres no lo ha autorizado. En caso contrario, ha amenazado a esta organización, incluso, con imponer multas de hasta 600.000 euros, aplicando así con toda su dureza la Ley de Protección de Seguridad Ciudadana, conocida como ‘Ley Mordaza’, por lo que a la junta directiva de esta organización no le ha quedado más remetido, “muy a su pesar2, que tomar de decisión.

Asaja recuerda que ha demostrado en reiteradas ocasiones su colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como ocurrió el pasado mes de noviembre en Trujillo, cuando también se llevaron a cabo cortes de carreteras y no se produjo ninguna incidencia, transcurriendo toda la protesta con absoluta normalidad.

La organización agraria lamenta esta actuación “caciquil” de la Subdelegación del Gobierno porque  “nuestra única intención era explicarle a los muchos turistas que vienen a Extremadura en estas fechas el gran problema que padecen los ganaderos”, señala Ángel García Blanco, presidente de Asaja Extremadura.

De todas formas, la organización seguirá combatiendo la lacra de la tuberculosis tanto en la calle,  con otras protestas previstas para próximas fechas, como de forma permanente en los foros institucionales donde tiene representación.

Los últimos datos llegados a la organización destacan que en la comarca de Badajoz la tuberculosis sobrepasa el 14 % de las explotaciones, en Navalmoral de la mata llega al 13,96%, en Valencia de Alcántara al 6,84% y en Zorita el 8%. En cabras, la tuberculosis afecta al 9,90 % de las explotaciones y se han realizado seis vacíos sanitarios.

 

MATAR ANIMALES NO ES LA SOLUCIÓN

García Blanco critica que la Junta de Extremadura siga pensando que la única solución para atajar la tuberculosis pase por matar vacas y cabras, “con lo cual cuando las hayan matado todas, evidentemente habrá desaparecido la enfermedad”.

Para Ángel García Blanco, el gran y único responsable de la grave situación por la que atraviesan los ganaderos extremeños es “Guillermo Fernández Vara al tener repleta de competencias a la consejera de Medio Ambiente, Begoña García, que se tiene que dedicar a todo, a mercados, mercadillos, aeropuertos… y no le da tiempo a centrarse en resolver los muchos problemas que padece el campo extremeño”. Asaja sigue reclamando, como desde hace meses, que exista una única consejera que se encargue en exclusiva del sector agrario debido al enorme peso que tiene este sector en Extremadura.

Esta organización reclama para erradicar esta enfermedad una actuación conjunta para actuar contra la fauna cinegética salvaje, que es el verdadero foco de expansión de la tuberculosis, porque aplicando solamente programas de sanidad animal no conseguimos arreglar este problema”.