ASAJA Alicante ha recibido como un duro golpe la sentencia del Tribunal Supremo que ha anulado el Plan Hidrológico del Tajo por no fijar caudales ecológicos en Aranjuez, Toledo y Talavera y anuncia que realizará las gestiones necesarias en la Unión Europea para que no surta efecto, ya que es un “duro golpe” contra el Trasvase Tajo-Segura y los intereses de los agricultores de Alicante, Murcia y Almería. Esta decisión judicial complicará el desvío de traspasos de agua al sureste peninsular de la que dependen más de 300.000 empleos y cultivos como los cítricos, las hortalizas y también frutales de hueso y pepita.

 

El Tribunal Supremo ha anulado el Plan Hidrológico del Tajo por no establecer los caudales ecológicos en Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina. Esta decisión complicará el envío de caudales al Segura a través del Trasvase, por lo que Jóvenes Agricultores-ASAJA Alicante se ve en la obligación de denunciar que “perjudica seriamente los intereses de los agricultores de Alicante, Murcia y Almería”.

Ante esta situación, la organización de los agricultores ha decidido adoptar las medidas necesarias y realizar todas las gestiones posibles en el seno de la Unión Europea para que la sentencia no surta efecto. Al ser un fallo del Tribunal Supremo, contra él solo cabe recurso ante el Tribunal Europeo. Así lo ha anunciado el presidente de ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, que ha destacado “la urgencia de impedir que se limite el Trasvase Tajo- Segura, que es imprescindible para la supervivencia de cultivos como los cítricos, las hortalizas y frutales de hueso y pepita que hay en el sureste peninsular”.

El presidente también ha recordado el número de puestos de trabajo que dependen de esta infraestructura. En concreto, se estima que más de 300.000 empleos relacionados con la agricultura y el turismo en Alicante, Murcia y Almería. “Nosotros, los agricultores, pagamos por el agua y con él generamos empleo y alimentos, tratamos de mejorar la vida de las personas”, destaca Aniorte.

El presidente también ha recordado que el trasvase es una infraestructura “vital” de la que depende la economía agraria de la Vega Baja y el campo de Elche. Estas dos zonas suponen más del 58% de la agricultura que se desarrolla en la provincia de Alicante en términos de renta agraria.

Teniendo en cuenta la importancia del Trasvase Tajo-Segura, el presidente de la organización ha reflexionado acerca de que la decisión judicial “podría estar influencia por presiones políticas” y condiciona su cumplimiento y el mantenimiento de la infraestructura al resultado que se obtenga en las urnas en las elecciones generales del 28 de abril.