ASAJA valora positivamente la iniciativa del ministerio de Agricultura de regular, mediante una normativa específica, la indicación obligatoria del país de origen de la leche y los productos lácteos en su etiquetado. El fin último de esta medida es tratar evitar la pérdida de competitividad de nuestro sector lácteo y equipararnos a otros países de la UE como Francia e Italia donde ya se han implantado normas en este mismo sentido.

Asaja considera que esta medida contribuirá a que se pueda etiquetar de una forma más clara y precisa tanto la leche como los productos derivados, aportando mayor  transparencia a este  mercado.

“El etiquetado en origen es una herramienta imprescindible para dar a conocer al consumidor la procedencia de la leche y productos lácteos que adquiere, ya que muchas veces se están consumiendo productos foráneos sin ni siquiera saberlo”, según señala Ramón Artime, presidente de la sectorial de vacuno de leche de ASAJA.

 Desde la liberalización del sector lácteo europeo en 2015, los ganaderos españoles han incrementado sus niveles de producción y se encuentran en condiciones óptimas para cubrir la demanda de consumo interno con una producción que garantiza al máximo la calidad de la leche y los productos lácteos. El sector lácteo español, con explotaciones más tecnificadas, han demostrado en estos dos últimos años como se puede ser competitivo en este nuevo mercado sin cuotas.

 “Con un etiquetado que identifique tanto el origen del ordeño como  la transformación de los lácteos, los consumidores se aseguran  adquirir productos de gran calidad y colaboran en la sostenibilidad de las granjas españolas”, señala ASAJA.

  Antes de publicar el Real Decreto que regulará esta iniciativa, el MAPAMA ha abierto una consulta pública para conocer la opinión tanto de consumidores como de productores y organizaciones representativas, una consulta que finaliza el próximo 28 de febrero.