Thumb
Delgado destacó el crecimiento experimentado por esta bodega a lo largo de los años con la incorporación de nuevas tecnologías a la viticultura y enología de la comarca.

La cooperativa agrícola San Miguel (Lacasmi) celebró ayer tarde el último acto para conmemorar el trigésimo aniversario de su bodega comarcal en la Casa de El Capitán de dicho municipio. La celebración, que congregó a un nutrido grupo de viticultores y cooperativistas, cerraba así una intensa semana repleta de actividades que incluyeron jornadas de puertas abiertas para colegios, cursos de cata, conferencias y talleres para niños y adultos dentro del programa “Saborea San Miguel”.

            Entre los asistentes a dicha celebración, además de la presidenta de Lacasmi y ASAGA Canarias, Ángela Delgado, estuvieron presentes el consejero y viceconsejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero y Abel Morales, respectivamente; el consejero insular del mismo ramo, Jesús Morales, el alcalde de San Miguel, Arturo González y el gerente de la DO Abona, Manuel Rodríguez.

            Delgado destacó el crecimiento experimentado por esta bodega a lo largo de los años con la incorporación de nuevas tecnologías a la viticultura y enología lo que se ha traducido en un desarrollo de la actividad de la comarca. Recordó además los inicios de la bodega, cuando no existía la tecnología ni los procesos productivos actuales y la elaboración del vino se vivía de una manera  “familiar”.

            Morales también subrayó la evolución de la bodega, “gracias al esfuerzo y entendimiento de los viticultores” al ir adquiriendo cada vez más presencia en el mercado, abriendo nuevas vías de comercialización dentro y fuera de Canarias y buscando nuevos formatos de ventas y animó a seguir trabajando en la misma línea “porque el avance de la bodega y de la cooperativa será el avance del sector primario de la isla”.

            Por su parte, Quintero señaló que el sector vitivinícola es “un sector que está cogiendo peso pero al mismo tiempo va cambiando, se moderniza, se innova y eso es positivo”. Instó a las administraciones a darle al agricultor el concepto de empresario del sector primario para “dignificar” la profesión y “ponerle valor a todos los hombres y mujeres que trabajan en el campo elaborando y comercializando el vino. Terminó su intervención animando a los canarios a consumir productos canarios por “su frescura, calidad y porque la economía circular que se genera nos beneficia a todos”.

            Durante el acto, además de emitir un vídeo con imágenes del segundo embotellado de la bodega 29 años atrás, la Bodega comarcal quiso reconocer el apoyo recibido de personas como Leopoldo Cólogan, Alonso Arroyo o Elio Cabrera, primer presidente del grupo de uvas de Lacasmi.

            La Bodega San Miguel se creó en 1987 a iniciativa de varios agricultores, convirtiéndose así en la primera bodega comarcal de la isla. Está adscrita a la Denominación de Origen de Abona, una comarca con características únicas y viñedos que se extienden desde cotas cercanas a nivel del mar hasta latitudes por encima de los 1.000 metros.

            Con el paso de los años, la bodega se ha ido adaptando a las nuevas tecnologías para poder garantizar la calidad y las cualidades organolépticas de sus vinos.

            Ofertan un amplio catálogo de vinos afrutados, rosados, blancos y secos producidos a partir de variedades locales como Albillo, Baboso Negro, Listán Negro, Listán Prieto, Malvasía Blanca, Marmajuelo, Moscatel, Tintilla, y Verijadiego Negro, cultivadas en la comarca de Abona.