La sustracción de la fruta puede conllevar un peligro de salud pública si se incumplen los plazos obligatorios de los tratamientos de fitosanitarios aplicados.

 La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAJA Canarias ASAJA) solicita a las administraciones públicas y cuerpos de seguridad que intensifiquen los controles, tanto en las explotaciones de aguacates como en los puntos de venta de las islas para evitar los robos y la comercialización de la fruta, ante la nueva oleada de delitos de este tipo que se han producido en los últimos meses y que coinciden, como en ocasiones anteriores, con la llegada de la Navidad.

            Cabe recordar que mucha de la fruta sustraída no ha cumplido el plazo obligatorio para su comercialización después de una aplicación fitosanitaria por lo que supondría un riesgo considerable para la salud de los consumidores o simplemente no está suficientemente desarrollada para su correcta maduración. Un aspecto que la mayoría de las veces ignoran quienes cometen estas actuaciones delictivas pero también los receptores de las mercancías robadas.

            Para Ángela Delgado, presidenta de esta organización profesional agraria: “es muy importante concienciar a los comerciantes de que adquieran productos locales mediante factura para garantizar su legalidad, trazabilidad y su correcta maduración ya que la fruta que se corta antes de tiempo no madura como debería. De lo contrario, estamos favoreciendo la continuidad de los robos en este sector con todas las consecuencias negativas que conlleva en cuanto a pérdida de rentabilidad para los agricultores, reposición de la mercancía robada, inseguridad en las explotaciones además del riesgo de seguridad alimentaria que se ocasiona”.