El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha valorado muy positivamente el apoyo del consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, quien, durante su visita a las instalaciones de la cooperativa Covap y alguna de las explotaciones de sus socios, mostró ayer su apoyo a los ganaderos contrarios a la reintroducción del lobo ibérico en las sierras de Andalucía.

 

Fernández de Mesa ha agradecido que el consejero se haya posicionado a favor de los intereses de los ganaderos de los cordobeses, quienes temen por sus explotaciones al considerar que la presencia del lobo es incompatible con esas actividades económicas que son las que generan riqueza, empleo y mantiene la población en el norte de la provincia cordobesa.

   Y es que reivindicar la conservación del lobo a toda costa es “una temeridad porque el lobo causa enormes daños económicos a quienes verdaderamente mantienen el medio ambiente en el mundo rural, que son los titulares de explotaciones ganaderas y/o cinegéticas”. Seguir por este camino, sólo puede conducir a despoblación de las zonas rurales y a que la economía de todos esos pueblos y comarcas se vea gravemente dañada.

   Asaja se ha opuesto desde el principio a esta iniciativa y está presentando mociones en los ayuntamientos de distintos municipios de la provincia para paralizar el programa de recuperación del lobo ibérico en Andalucía habiéndose aprobado ya en Villanueva de Córdoba.